16/6/09

Muñeca Rota


Ha pasado el tiempo. Poco a poco mi gran obstáculo ha ido desapareciendo. Ya no me duelen tus palabras, ya no me duelen tus silencios. Tus reproches y tus mentiras ya no tienen el mismo efecto. Ahora ya no puedes controlarme.
Comienzo a recordar aquello que me hacía feliz. Aún me cuesta distinguir lo que me gusta de lo que te agrada a ti.
En mis planes aún visito lugares comunes. Nuestras amistades siguen siendo las mismas y aunque todo sigue recordándome a ti, tu recuerdo ya no me hace daño.
Las cosas han cambiado y por primera vez en mucho tiempo creo que tengo las cartas a mi favor. Ya no me siento culpable de no quererte. Ya me cansé de ser una maniquí diseñada para ser presentada a amigos y familiares. Te quedaste sin marioneta, sin muñeca rota.
Llevo tiempo rompiendo los nudos que ataban mis alas.
Me cansé de ser una mariposa enjaulada.

1 comentario: