21/6/09

Luz cegadora


¿Qué ocurre? Algo se remueve dentro de mi, ¿siento?, ¿deseo? A cada rato me descubro soñando despierta; imaginando lugares, situaciones de película donde el protagonista es quien yo menos esperaba.

No entiendo porque nos empeñamos en creer que somos dueños de nuestra vida, hacedores de nuestro futuro, si al final, por mucho que hagamos, el destino nos tiene unas cartas definidas de antemano. Soy dueña de un futuro incierto.

Si hace relativamente poco tiempo hubiera visto mi vida, mi día a día, mi hoy, hubiese reído a carcajadas. Esto es lo menos que esperaba.

Tal y como alguien me dijo una vez "no se busca, viene sólo". Yo tampoco te buscaba.

Ahora cambio el cartel que colgaba de mi puerta. Ya no pone "Cerrado", ahora se lee "Pasa sin llamar".

5 comentarios:

  1. Siempre uno es el hacedor de sus propios pasos, tal vez no nos damos cuenta que todo lo que hacemos nos trae consecuencias de una u otra manera, la magia ni siquiera esta en elegir bien que hacer a cada momento, sino la entereza que se tiene al acometer una mala elección y como se sale de ella.

    Mucha suerte y mucha fuerza para recibir lo que ha de llegar.

    ResponderEliminar
  2. "Espero nunca volver a verme en aquella estepa, acompañado nuevamente de palabras vacías e ilusiones falsas" Dijo el lobo, pues al parecer comprende poco a poco, que el amor ese, que mueve montañas y aquel que es eterno, no existe, que solo ha sido engañado por las intensas palabras de aquella mujer, que lo seducía de incontables ilusiones, de esperanzas, aquella quien fue capas de hacerlo ver de una forma errónea lo que es el amor y una relación. Pues el siempre supo que las relaciones tenían un limite, como el amor y que tarde o temprano se acabaría, pero termino cediendo a las palabras y cayo en ese río tormentoso de la ilusión en donde todo, se cree que es eterno...
    Él, ciego y sin tacto, no tenia mas que palabras para sentir y fueron esas mismas quienes lo llevaron a un mundo de sueños, irreal, hermoso, pero fugas. Ahora puede abrir los ojos, poco a poco, va observando el mundo real, ya no esta ciego y cree poder recuperar esa percepción que no había tenido durante mucho tiempo, pues aquellas palabras y mujer ya no están, y la realidad se ha echo presente, el sueño ha acabado.
    Ahora que puede mantenerse, aunque tambaleante en pie, deja su ultima huella, en esta estepa.

    ResponderEliminar
  3. yo busqué desesperadamente una mujer, hasta que por fin, ella me encontró,

    ResponderEliminar